DECEPCIÓN ABSOLUTA CON LA REFORMA DE LA CALLE COSTA I LLOBERA DE PALMA – Pimeco

DECEPCIÓN ABSOLUTA CON LA REFORMA DE LA CALLE COSTA I LLOBERA DE PALMA

DECEPCIÓN ABSOLUTA CON LA REFORMA DE LA CALLE COSTA I LLOBERA DE PALMA

Los comerciantes denuncian que no tiene nada que ver con lo que anunció Cort

La reforma de la calle Miquel Costa i Llobera de Palma no tiene nada que ver con lo que el Ajuntament de Palma anunció que haría en la zona. La Patronal del Pequeño y Mediano Comercio, Pimeco, denuncia que Cort comunicó una inversión de más de 240.000 euros para embellecer y facilitar el paseo de peatones por una calle que, tras las obras, “sigue prácticamente igual”.

El tramo comprendido entre vía Gilabert de Centelles y la avenida Alexandre Rosselló lleva años cerrado al tráfico rodado con el compromiso del Ajuntament de ejecutar un proyecto de reforma para hacerlo más acogedor a los peatones. “Tras esperar durante años esta reforma, ahora nos encontramos con que la calle no ha sido embellecida para favorecer el paseo de los peatones y sigue, a la vista, igual; parece ser que sólo se ha asfaltado”, denuncian los comerciantes de la zona que dicen estar “totalmente decepcionados”.

El Ajuntament de Palma anunció una inversión de más de 240.000 euros para reformar, embellecer y adecentar la calle. Sin embargo, mantienen los comerciantes, “lo único que visualmente ha cambiado es el asfaltado. No es la reforma que nos vendieron desde el Ajuntament, que contemplaba adoquines, una hilera de árboles y asientos de hormigón, farolas y mobiliario urbano”.

Con la intención de hacer de Palma una ciudad verde y más sostenible”, el área de Infraestructuras y Accesibilidad del Ajuntament de la ciudad anunció que un tramo de la calle Miquel Costa i Llobera se cerraba al tráfico para “hacerla más amable y acogedora a los peatones”, y que la reforma estaría terminada el último trimestre de 2021. Los comerciantes denuncian que, de momento, “no se ha cumplido nada de nada”.

«La decisión de poner en marcha las obras en estas fechas ha sido un desastre. Pondremos demandas por daños, ya que algunos comercios hemos bajado la facturación anual respecto al 2020 de forma drástica. No ha sido el momento adecuado para llevar a cabo las obras. Tener ese tramo cerrado durante las tres primeras semanas de diciembre ha sido, comercialmente, un desastre», aseguran los comerciantes.

*La imagen muestra el contraste entre lo que anunció el Ajuntament de Palma y la realidad.

Compartir

Premsa Pimeco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<< >>