Cuestión de moratorias

Cuestión de moratorias

 

Mallorca es la tierra de las moratorias por excelencia. Desde hace años nos hemos acostumbrado a salir del paso en momentos conflictivos haciendo lo que en mallorquín llamamos un ‘tentol’. Ya lo vivimos hace mucho tiempo con las construcciones en suelo rústico para hacer una norma restrictiva. En aquel momento se produjo un efecto llamada por los cantos de sirena previos de los políticos y esto hizo daño.

Más recientemente hemos asistido a una moratoria de grandes superficies comerciales que, a pesar de llegar muy tarde a nuestra isla, si que ha conseguido paralizar inversiones sinsentido que hubieran consumido más territorio, más recursos y hubieran sido la puntilla para el pequeño comercio.

Ahora tenemos una nueva en Palma, la que paraliza la puesta en marcha de cualquier nuevo hotel en el centro de la ciudad​ durante un año.

Ante ello se me ocurren una serie de reflexiones. En primer lugar hay que aplaudir la contundencia de la medida que se ha aprobado sin debates públicos que duran semanas y que provocan lo que he comentado antes de efectos llamada.

A partir de ahí tanto en el caso de Palma como en la moratoria comercial de Mallorca decir que estas moratorias habrán sido buenas o malas cuando se levanten en función de la normativa legal que quede aprobada después.

Si hemos hecho un gran parón para ordenar el sector comercial dentro de nuestro territorio sin restricciones, y sin mirar el conjunto de los intereses generales, en mobilidad, medio ambiente, y sobre todo con respeto a nuestra tierra, habremos fracasado. Si hemos suspendido concesión de licencias turísticas en Palma en un momento de gran interés inversor para después no poner una solución de futuro a los problemas de esa probable saturación de algunas zonas de la ciudad y su convivencia con los usos residentes y comerciales también, entre comillas, ‘nos la habremos pegado’.

Quiero dar un voto de confianza a los políticos que deben tomar las decisiones en estos dos casos. Quiero pensar que lucharán por el interés general de Palma y de la Isla. Deseo que se preocupen por la pervivencia del pequeño comercio y por darle más protagonismo al papel social y dinamizador que realiza en la ciudad y en los pueblos.

Compartir

Premsa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<< >>