Una nueva amenaza para el comercio tradicional

Una nueva amenaza para el comercio tradicional

 

Hasta no hace demasiados años, el hecho de dedicar toda una vida a levantar y consolidar un pequeño comercio era algo más que un proyecto de vida. Se trataba de un proyecto familiar que trascendía generaciones. Era un espíritu que pasaba de padres a hijos por qué también suponía una garantía para ganarse bien la vida si se hacían las cosas muy hechas.

En aquellos momentos muchas veces no se alquilaba un local sino que se compraba en propiedad. Formaba parte del patrimonio familiar.

Actualmente este pequeño comercio entendido como algo más que una empresa, pasa por instantes difíciles tanto en Ciutat como en los pueblos.

Estamos asistiendo a un fenómeno sin precedentes en Mallorca. Es una nueva amenaza para el comercio de toda la vida. La especulación inmobiliaria ha disparado sin lógica ni cordura una serie de ejes comerciales de Palma provocando que los precios de alquiler sean prohibitivos. Lo que se pide por metro cuadrado roza el absurdo porque no hay manera de encontrar una rentabilidad real a no ser que seas una gran empresa.

Además, rompemos la cadena del pequeño comercio. No hay ningún propietario de un comercio que  aunque lo ame con devoción renuncie a estas jugosas cantidades de dinero que, hablando en buen mallorquín, te arreglan la vida. Pero la contrapartida es que aquello que empezaron nuestros bisabuelos o abuelos con sudor, esfuerzo y sacrificio ahora acabe en nada… Los últimos testigos de este proceso son el que ahora denominamos comercios emblemáticos.

Si, ya sé que algunos me diréis que es el juego de la oferta y la demanda. Que no se puede hacer nada para cambiarlo. Es el mercado quien regula todo esto pero me me pregunto a mí mismo: ¿Cuál es el precio que estamos pagando por esta liberalización? ¿No corremos el peligro de que nuestras calles y plazas pierdan su identidad propia, que seamos fotocopias comerciales otras ciudades, en manos de las marcas más poderosas?

Toni Fuster

Presidente de *Pimeco

Compartir

Premsa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<< >>