Pimeco pide al Ayuntamiento de Palma que no ponga más trabas al pequeño comercio

Pimeco pide al Ayuntamiento de Palma que no ponga más trabas al pequeño comercio

La asociación sostiene que el borrador de la nueva ordenanza de vía pública haría inviable iniciativas como la del ‘comerç al carrer’ o colgar productos en la fachada

La asociación Pimeco pide en el Ayuntamiento de Palma una mayor sensibilidad hacia del pequeño comercio a la hora de aprobar la nueva ordenanza de ocupación de vía pública.

Esta normativa se encuentra ahora en fase de debate a partir de un primer borrador realizado por el Ayuntamiento. Desde Pimeco se ha mostrado una importante preocupación por las repercusiones negativas que puede tener el texto si no se realizan cambios.

Desde Pimeco se argumenta que la normativa es muy restrictiva en las medidas de promoción comercial en la calle que quedan prácticamente erradicadas de la ciudad. De hecho, sólo se permiten actuaciones concretas en espacios muy delimitados. Esto haría que fuera inviable legalmente llevar a cabo actuaciones como ‘el comerç surt al carrer’.

La misma normativa también prohibiría el hecho de colgar a la fachada producto como así hacen algunos establecimientos tradicionales de la ciudad en estos momentos.

También se pretende conseguir que se ponga más en valor la tarea del pequeño comercio incluyendo las campañas de dinamización del pequeño comercio como de interés general para la ciudad.

Desde Pimeco se muestra la disconformidad con la regulación restrictiva de las banderolas con finalidad comercial que tendrán que desaparecer o la restricción de publicidades en andamios de obras en el centro de la ciudad.

También Pimeco pide una mayor agilidad administrativa para el pequeño comercio, por ejemplo, exonerándolo de pedir licencias para montar expositores en la calle pero siempre que respeten unas condiciones concretas.

Desde Pimeco se reivindica el papel del pequeño comercio como una actividad dinamizadora desde una perspectiva social y económica.

Atendiendo a esto, el presidente, Toni Fuster, considera que “la futura normativa tendría que tener en cuenta los problemas concretos del pequeño comercio y dar soluciones en ninguna parte de crear problemas nuevos. Nos ofrecemos en el Ayuntamiento a encontrar un consenso satisfactorio para que esta ordenanza sea positiva para la ciudad y para el pequeño comercio”.

Fuster ha destacado, esto si, el esfuerzo que se realiza a la hora de poner el foco encima las actividades ilegales como el ‘top manta’ si bien se reclama que no se derogue el artículo actual que regula la venta ambulante hasta que no se disponga de una nueva regulación con objeto de no crear un vacío legal que permita la venta ambulante que es el que destruye el pequeño y mediano comercio de Palma.

Share

Premsa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<< >>